bannerADN.gif

REFLEXIÓN SOBRE EL SECTOR

Aunque la procesión va por dentro,
toca levantarse y seguir peleando. Una vez más quedamos secuestrados en un Convenio Estatal que nos perjudica más que nos favorece para la profesionalidad del Sector de la Seguridad Privada en Cataluña, que nos está paralizando las licitaciones públicas en los costes laborales, ya que al no tener tablas salariales para el 2022, 2023, etc etc , los técnicos de licitaciones de las administraciones públicas se acogen a lo que marca la Ley de Contrataciones Públicas y no ponen nada, desde ADN SINDICAL DE SEGURIDAD Y SERVICIOS DE CATALUÑA llevamos años peleando y revisando estas licitaciones y hemos impugnado muchas ya que eran temerarias pero a día de hoy por culpa de este convenio estatal que nos tienen paralizados están saliendo licitaciones a ciegas y con eso muchas empresas en los próximos años reventaran y quién perderá como siempre? perderán los trabajadores, tenemos ejemplos claros como OMBUDS, SEGUR IBERICA…
Pero qué esperamos de los  sindicatos de clase que no tienen ni una pizca de profesionalidad del sector de la seguridad privada, son liberados de los antiguos transportes de fondos que solo les preocupa que siga el efectivo que todos sabemos que es donde se paga el dinero B.
Desde Cataluña, el Sector de la Seguridad Privada nos estamos encontrando que para poder llegar a final de mes, los Vigilantes de Seguridad tenemos que realizar una media de 20 horas extras mensuales mínimo, por el sueldo tan precario que tenemos y eso provoca estrés, depresiones y ansiedades que después lo pagamos con nuestras familias y amistades. O bien en el trabajo como está sucediendo en los últimos días y vemos por desgracia en las redes sociales.
Según los firmantes del supuesto convenio del 2021 han dicho en los medios de comunicación y se vanaglorian:
“Mantener en vigor el convenio sectorial así como garantizar y mejorar las condiciones laborales, sociales y económicas del colectivo partía como objetivo primordial de la negociación que con vigencia de un año de duración y un incremento salarial del 1% "debe servir para tratar elementos de reconstrucción que serán vitales para el presente y futuro próximo de la empleabilidad y mantenimiento de la actividad".
Fuente: Diario Expansión
Y la realidad pudiera ser o es:
“Los más de 90.000 trabajadores en activo del sector de la seguridad privada tienen un nuevo convenio vigente hasta finales de 2021, con una subida salarial pactada del 1% para este año que supondrá una pérdida de poder adquisitivo del sector del 27% en los últimos 25 años.
El sindicato profesional de seguridad privada explica que los trabajadores del sector han soportado desde hace años pérdidas en su poder adquisitivo, de modo que entre 2000 y 2020 han tenido una subida media del 1,3% que queda "muy por debajo" de los incrementos del IPC, teniendo en cuenta, además, que en el 2020 han vuelto a ver rebajadas sus nóminas en el 0,6%.
Los profesionales del sector apuntan que la nueva subida del 1% supone que "en apenas un año el alza se ha reducido a la mitad, puesto que en agosto de 2019 se pactaban subidas salariales medias del 3,6% y en este sector se firmó el 2%, por tanto ya perdimos un 1,6%".
Fuente: Diario el confidencial digital
La realidad en Cataluña es que la media de edad del sector es de 50 años y los Vigilantes de Seguridad por la precariedad de los salarios realizan más 100.000 horas extras al mes; las licitaciones están saliendo temerarias por no haber tablas salariales para realizar los costes laborales. En fin, un panorama que no pinta bien por ahora...